Páginas

28.2.14

EL MANUSCRITO VOYNICH

Hace un tiempo quedé fascinada ante la existencia de un manuscrito medieval escrito en una lengua no identificada, con unas ilustraciones casi mágicas, llamado el manuscrito Voynich.


Wilfrid Voynich, un anticuario y librero lituano, lo adquirió en 1912 junto con otros manuscritos antiguos al Colegio Romano, una universidad jesuita situada a las afueras de Roma. Desde entonces nadie ha sido capaz de descifrarlo, ni se sabe quién está detrás de las ilustraciones que decoran sus 250 páginas.

En 2011 especialistas de la universidad de Arizona realizaron un examen de Carbono-14 que sitúan el papel y la tinta del manuscrito entre 1404 y 1438. Aunque todavía persisten las teorías de que se trata de una falsificación, un libro de lenguaje inventado y sin fundamento.

Sin embargo, el profesor Marcelo Montemurro pensó que sólo había una forma de saber si la lengua es real, y para ello sometió el texto a la ley de Zipf. Según esta ley, formulada en la década de 1940 por el lingüista de la universidad de Harvard George Kingsley, en todas las lenguas humanas la palabra más frecuente en una gran cantidad de texto aparece el doble de veces que la segunda más frecuente, el triple que la tercera más frecuente y el cuádruple que la cuarta, así sucesivamente. Lo curioso es que se cumple en todos los idiomas, y ninguno ha sido diseñado siguiendo esta norma a propósito. Y en el caso del voynichés también se cumple.

Si bien no se sabe de qué trata el libro, se deduce por las imágenes que se trata de un compendio de conocimientos, divididos en capítulos que versan sobre naturaleza, hierbas, astronomía, procesos biológicos, cosmología, farmacéutica, recetas… y lo mejor de todo son las ilustraciones de mujeres desnudas, entre plantas, como si el contenido del libro fuese dirigido específicamente para mujeres o realizado por ellas.


Esto último es lo que más me llama la atención, lo que me atrae del manuscrito Voynich, porque realmente sus ilustraciones y la caligrafía del texto son especiales, como sacados de un universo femenino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario